5 increíbles escenas grabadas en Irlanda ¡Un país de película!

5 increíbles escenas grabadas en Irlanda ¡Un país de película!

Ni los directores del séptimo arte se han podido resistir a los atractivos de las tierras irlandesas. Conocida por sus increíbles acantilados y sus majestuosas montañas, Irlanda resulta ser el set perfecto para Hollywood. Un conjunto de escenas icónicas de las más famosas películas fueron grabadas en la tierra de San Patricio, los tréboles y las hadas.

Un país lleno de magia, resulta ser la cuna perfecta para todo tipo de proyectos artísticos, y lo demuestra constantemente al ser elegido como locación de los más reconocidos directores de la industria cinematográfica.

 Desde las más románticas películas de amor (como “Posdata: Te amo”), hasta las más icónicas series televisivas (como Juego de Tronos”), Irlanda ha sido testigo de un conjunto de filmaciones históricas. Aquí te mostramos algunas:

  • Harry Potter y el príncipe mestizo

La saga de JK Rowling es conocida por sus impactantes escenarios. Si bien la mayoría son diseñados en computadora, el director británico David Yates, decidió grabar una de las escenas más importantes de la película (la búsqueda de un Horcrux), en tierras irlandesas.

Los acantilados de Moher, ubicados en el condado de Clare, fueron los seleccionados para la filmación. Conformados por roca maciza, se elevan a más de 214 m sobre el nivel del mar y tienen una longitud de 8 kilómetros.

 

  • Star Wars, episodio VII: El despertar de la fuerza

Una de las películas más esperadas de la famosa saga de “La guerra de las galaxias”, fue estrenada en el 2016 (30 años después de “El retorno del Jedi”), bajo la dirección de J.J. Abrams, quien decidió darle un toque natural a la saga y grabar en los terrenos irlandeses.

“Skelling Michael”, conocido en español como “La roca de San Miguel”, fue el escenario ideal para la grabación de la película. La misteriosa irla rocosa, se alza en forma de pico a 220 metros sobre el nivel del mar. Su estructura resulta impactante, el acceso es extremadamente complejo.

En el siglo IX, la isla contaba con un monasterio. Era exclusivo para religiosos que quisieran hacer votos de silencio y soledad. Al estar a 15km de las tierras más cercanas, resultaba un lugar ideal para los religiosos. En 1996 fue incluido por la Unesco en la lista de “Patrimonio Mundial de la Humanidad”, puesto que es considerada como “un asentamiento religioso excepcional”.

La isla fue testigo también de la filmación de algunas escenas de “Star Wars; episodio VIII; los últimos Jedi”.

  • Posdata: te amo

Una de las películas románticas más emblemáticas de la década de los 2000’s, narra la historia de una mujer que perdió a su esposo producto de una terrible enfermedad. Él, sabiendo cuál era su diagnóstico, se encargó de preparar antes de morir una serie de pasos que ella debía seguir para superar su duelo.

La gran mayoría de las escenas de la película fueron filmadas en los montes de Wicklow, en el sureste de Irlanda. Resulta ser uno de los lugares más emblemáticos del país, puesto que reúne dentro de sus tierras no solamente un compendio de la fauna y flora irlandesa, sino también castillos, puentes y carreteras que representan la arquitectura clásica del país.

 

  • “Ella está encantada”, “El rey arturo”, “Henry V”

 

Si algo tienen en común esas tres películas, es que todas fueron rodadas en la mansión irlandesa de “Powerscourt House”, una mansión –construida estilo castillo por Richard Cassels-, ubicada en Enniskerry, Irlanda.

 

Construida en 1731, resulta ser una de las locaciones más emblemáticas del país. Cuenta con uno de los jardines más famosos del país –muy al estilo Versailles en París-. Tienen una variedad que va desde jardines clásicos italianos y japoneses, hasta un cementerio de mascotas.

 

  • “Año bisiesto”

Es una de las películas que mejor resume la idiosincrasia del pueblo irlandés. Cuenta la historia de una joven americana que decide pedirle matrimonio a su novio, siguiendo las tradiciones irlandesas. Su destino final era Dublín, donde se encontraba su futuro prometido, pero la vida tenía otros planes y la lleva a recorrer gran parte de Irlanda de la mano de un irlandés muy tradicional, para así llegar a la meta.

La película fue filmada principalmente en el condado de Wicklow, pero también recorrieron Dublín, las islas de Aran- en donde se grabó la escena final-, el condado de Mayo y el condado de Galway, entre otras locaciones irlandesas.

 



Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + catorce =