CINCO DATOS CURIOSOS SOBRE EL LIBRO DE KELLS

CINCO DATOS CURIOSOS SOBRE EL LIBRO DE KELLS

El libro de Kells es uno de los manuscritos ilustrados medievales más importantes desde el punto de vista histórico y artístico; por lo general se acepta la teoría de que fue realizado por los monjes celtas del pueblo irlandés de Kells, del que obtiene su denominación.

Es bien sabido que durante la Edad Media el papel de la iglesia jugó un rol fundamental en todos los aspectos de la sociedad, por lo cual es lógico pensar que el arte también fuera dirigido en ese sentido, de modo más educativo que estético.

Los manuscritos con miniaturas, o miniados, fueron tan importantes durante este periodo, puesto que al ser iniciados y desarrollados en los monasterios medievales, su carácter religioso y pedagógico es patente. Aquí enlistamos cinco curiosidades sobre el Libro de Kells:

  • También se le conoce como Gran Evangeliario de San Columba

El origen del Libro de Kells ha sido fuerte objeto de debate entre historiadores. Algunos incluso argumentan que Kells no es su lugar de origen, sino Escocia o Inglaterra. Sin embargo, se ha establecido sin lugar a dudas que el libro de Kells fue escrito y decorado por monjes de una de las comunidades de San Columba, uno de los monjes gaélicos más importantes, y por el que obtiene esta otra denominación.

  • Su propósito no fue artístico

A pesar de que el Libro de Kells ha sido considerado uno de los vestigios más importantes del arte religioso medieval. El propósito de los manuscritos miniados era por lo general, pedagógico, no artístico. Pero el propósito del libro de Kells no era ni siquiera educativo, sino sacramental; es decir, se usaba exclusivamente para la liturgia.

Aunque es destacable el progresivo perfeccionamiento de las habilidades artísticas de los monjes cuya razón de ser no era el arte; el propósito del Libro de Kells era el de evangelizar, sin embargo, en un contexto de reflexión y ascetismo, es interesante que en muchos de los manuscritos miniados de esta época haya representaciones de motivos grotescos e hilarantes.

  • Nunca fue terminado

O al menos, nunca sabremos si lo estuvo, pues el libro de Kells no está completo, y es que en el año 795 d. C. los vikingos, esos conquistadores nórdicos provenientes de Escandinavia y famosos por una gran cantidad de mitos en torno a ellos; llegaron a las costas de Irlanda y destruyeron todo lo que encontraron a su paso, incluyendo la scriptoria (lugar donde los monjes se dedicaban a copiar estos manuscritos).

Las teorías indican que el evangeliario fue terminado, pero que los vikingos forzaron la huida de los monjes y por consiguiente se llevaron el libro a otros lugares en un viaje en el que perdió páginas tanto del principio como del final.

  • Puedes leerlo sin temor a dañarlo

Para todas las obras de arte existe un protocolo cuya primordial regla es básicamente “No tocar”. Es por esto que la mayoría de las personas no podían tener acceso al Libro de Kells, pues aunque está exhibido permanente en la Biblioteca del Trinity College de Dublín, no podía ser leído ni apreciado por el público.

Esto cambió en el siglo XX, porque en el año 1951 se realizó la primera edición facsímil del Libro de Kells con fotografías en blanco y negro. Pero fue hasta 1990 que se publicó un facsímil totalmente en color, puesto que la Trinity College se mostraba renuente a realizar nuevamente el procedimiento, con el temor de dañar el original.

Actualmente se encuentran tanto en digital como en físico, ejemplares de este facsímil realizado gracias a fotografías donde se aprecian por completo los detalles y colores de este famoso evangeliario.

  • Recoge los textos de los tetramorfos

No, los tetramorfos no son una figura mitológica. En realidad es la forma alegórica en la que se conoce a los cuatro evangelistas que predican la vida de Jesús de Nazareth. El libro de Kells es la compilación de estos cuatro evangelios.

Por lo general, los tetramorfos han sido representados en el arte, sobre todo en el medieval, pues ya vimos su fuerte relación con la iglesia católica. Y se les asignan las siguientes alusiones:

Mateo se retrata como un ángel o un hombre, puesto que su evangelio comienza con una detallada genealogía de Jesucristo.

Marcos se identifica con un león, ya que su evangelio hace referencias a “una voz que clama en el desierto” que se relaciona con la potente ‘voz’ de un león.

Lucas se representa como toro, en alusión al sacrificio de Zacarías a Dios, el cual es mencionado en su evangelio.

Y finalmente, el águila es el símbolo para Juan, pues su significado se distingue sobre el de los demás evangelistas, al considerarse el más profundo de los cuatro.

El libro de Kells es una pieza única dentro del arte religioso medieval, y en definitiva, es testigo y representante de la historia de Irlanda y sus embates. Constituye una manera de acercarnos a la cultura irlandesa y relacionarnos con una historia de miles de años.



Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × tres =