Las leyendas en Irlanda te harán sentir que vives un cuento de hadas

Las leyendas en Irlanda te harán sentir que vives un cuento de hadas

Irlanda es un fantástico país conocido por sus verdes tierras y exuberante naturaleza. Es una nación también reconocida por su extensa historia y el seguimiento de la cultura celta, que hacen que Irlanda haya ido acumulado historias, mitos y leyendas, nutriendo así el círculo de misterios que alberga el país.

Todo comienza con la mitología irlandesa, dando el origen de las fábulas que hoy en día se cuentan, son parte de la historia de la isla.

Esta se remota a la alta edad media de Irlanda, según testimonios en manuscritos redactados por cristianos, con lo que cabe esperar que la naturaleza y simbolismo de los dioses celtas fueran reinterpretados en la Era Moderna.

El mito del que originaron los demás parece ser una guerra entre dos razas aparentemente divinas: los Tuatha Dé Danann, que se traduce como las Tribus de la Diosa Dana, constituidas por lo que se denomina los grandes dioses del panteón irlandés, y los Fomoré, pueblo de gigantes que viven en las islas aledañas a Irlanda y que constantemente amenazaban con su invasión.

Los árboles se consideraban sagrados para los primeros celtas, la importancia que para ellos tenían, se ve reflejada en algunos nombres, como la tribu de los Eburonian, que referencia al árbol del tejo, o nombres mitológicos como Mac Cuilinn, ‘hijo del acebo’ o Mac Ibar ‘hijo del tejo’.

De estas mismas escrituras nacen otras leyendas en Irlanda, como las criaturas mitológicas que viven en los bosques irlandeses, como es el caso de hadas, duendes, y los más famosos Leprechauns.

Los testimonios afirman que responden a la típica imagen que tenemos nos han inculcado sobre estos pequeños seres: cabellos y barba de color rojizo, ropa verde y marrón con sus medias a rayas, cara bonachona y de naturaleza traviesa. Estas pequeñas criaturas disfrutan de hacer bromas a los seres humanos ya que no les gusta ser molestados y además, si hay algo que realmente gozan estos pequeños seres, es de una brillante moneda de oro.

Para ello trabajan duramente arreglando zapatos, y guardan su dinero en una olla, que se dice puedes encontrar al otro lado del arco iris después de un día de lluvia. La teoría más difundida acerca de la etimología de su nombre indica justo esto, ya que la expresión gaélica “leath bhrògan” significa justamente ‘zapatero’.

Las leyendas en Irlanda son tan diversas y amplias que muchos libros de fantasía están inspirados en pequeñas fracciones de la historia, como las hadas de la muerte, conocidas como Banshees, (Ban = Mujer, Shee = Hada) estas son espíritus femeninos que, según cuenta la historia, vienen de otro mundo para avisarnos del fallecimiento de algún familiar o ser querido en los próximos días. Para ello las Banshees toman la forma de una mujer joven, arpía o matrona, y pasan la noche llorando en el hogar de los mortales, anunciando una muerte próxima.

Y así como estos mitos que solo son comprobados con la fe de los creyentes, existen aquello lugares que tienen evidencias físicas de los escritos redactados hace tanto tiempo, como Newgrange, un descubrimiento arqueológico con más de 5.000 años de antigüedad, más que Stonehenge en Inglaterra y que la Gran Pirámide de Guiza de Egipto. Se trata de una tumba en forma de pasadizo dentro de una gran construcción circular que, junto a los yacimientos cercanos de Knowth y Dowtn, fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1993.

En el maravilloso paisaje que ofrece Brú na Bóinneen, o Valle del Boyne, de verdes, se encuentra un lugar lleno de magia y misterio que estuvo oculto durante 4.000 años hasta que fue redescubierto.

Se trata de una gran estructura circular con el tamaño similar al de una colina que debió de servir en su época como tumba, o para realizar rituales relacionados con la muerte, como cremaciones.

Esta circunferencia tiene una puerta por la que puedes acceder a un estrechísimo pasillo de 18 metros que te llevará a una cámara amplia, en forma de cruz, cuyo techo se eleva a unos seis metros y crea una bóveda.

Lo curioso de este yacimiento es que, durante el solsticio de invierno, el 21 de diciembre, un rayo de sol penetra por la única puerta de esta construcción, alumbrando la cámara central, que durante el resto del año se encuentra en la penumbra. Este momento sólo lo pueden vivir unos cuantos afortunados, pues para poder visitar la bóveda en el momento que se produce la iluminación, hay que ser seleccionado mediante un sorteo entre miles de solicitantes cada año.

¿No te sientes lo suficientemente encantado con estas leyendas de Irlanda? Cuando estas estudiando con TuIrlanda, podrás visitar todos los lugares que te transportaran a un mundo de fantasía y podrás dar fe del mágico ambiente que se respira en la Isla Esmeralda.

 



Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + 18 =