Lugares en Irlanda en que todo turista amante del golf puede enamorarse

Lugares en Irlanda en que todo turista amante del golf puede enamorarse

Hogar de muchos campos de golf, el norte de Irlanda es perfecto para aquellos turistas amantes del deporte que deseen practicar en cualquiera de los terrenos más demandantes de toda Europa.  Las propiedades que se encuentran en el condado de Down, son especialmente conservadas para que todo aquel desee admirar el paisaje repleto de bosques exuberantes y las imponentes montañas de Mourne.

Un lugar ideal y al que muchos deportistas extranjeros suelen recurrir es el campo del mar de Ardglass debido a sus hermosas vistas al mar de Irlanda, ya que este terreno se encuentra ubicado en la costa. Aprovecha que te encuentras en la zona y no te pierdas la oportunidad de realizar el recorrido en el castillo de Ward, famoso por ser una de las locaciones en las que se grabaron varias tomas de la serie Game of thrones.

 También, otro lugar bastante frecuentado es el reconocido mundialmente por la revista Golf Digest, Royal County Down es un campo repleto de exigencias y desafíos que harían a todo amante de este deporte no querer dejar Irlanda. Afirmado por muchos golfistas profesionales como el mejor campo de golf de toda la nación, la dificultan de que encuentra en sus greens abovedados y terrenos ondulantes no se comparan con otros lugares de Isla esmeralda. Después de un gran juego, no olvides pasarte por mercado ubicado en Newcastle por algo de pescado fresco y marisco traídos desde el puerto de la zona.

Para los jugadores expertos y con ganas de enfrentar a terrenos mucho más demandantes, los dieciocho hoyes del campo de Warrenpoint Golf Club abarcan más de cinco mil metros de extensión. Locación del campeonato profesional en Irlanda durante la década de los sesenta, estos campos se consideran como los mejores en el estilo parkland de Irlanda del norte. Si el golf no es lo tuyo, aprovecha y visita el famoso restaurant 23 por algo de comida tradicional de la región.

Saliendo del condado de Down y ubicado cerca de Belfast, el campo de golf de Malone Golf Club posee un hermoso lago natural en el que puedes encontrar truchas. No obstante, no solo es un lugar para practicar el tan famoso deporte, sino que sus alrededores están repletos de historia. Otra increíble opción y que se halla delimitado por dos ríos el terreno de la finca de Galgorm es ideal tanto para jugar un poco, como para realizar paseos por el castillo y otras hectáreas del jardín.

En la costa de la calzada, y con una de las mejores vistas de toda Irlanda del norte, Ballycastle no tiene nada que envidiarle al resto de los campos de golf de la región, sus terrenos requieren golpes certeros y buenos que se mantengan por debajo del viento.

Anfitrion del the Open 2019, los campos de Graeme McDowell cuyo nombre es Royal Portrush, encanta a todos por sus dunas imponentes y valles amplios. Sin embargo, debido a la amplitud de la zona, Royal Portrush se encuentra dividido en dos campos.

Conocida como “la pierna de cordero” el campo de Castlerock es famoso por su hoyo número cuatro. Con una extensión de 184 metros y cercano a un arroyo, es considerado incluso sin vienta todo un reto que vale la pena tomar. Si tu tiempo no está recortado puedes pasear por el templo de Mussenden y admirar la vista hacia la playa de Downhill.

Finalmente, no te olvides de visitar Roe Park Gold and Spa Resort, sus dieciocho hoyos tienen una historia junto a la finca y al rio cercanos. Un punto extra es que la casa sirve de alojamiento y no solo te permitirá permanecer cerca de los campos en todo momento, sino que podrás dar paseos por la zona o inclusive tener un tratamiento en el spa.



Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 17 =