TRES ESCRITORES IRLANDESES QUE TE HARÁN MÁS CULTO

TRES ESCRITORES IRLANDESES QUE TE HARÁN MÁS CULTO

La literatura es ese arte que expresa de forma escrita o hablada nuestros sueños, anhelos, miserias, decepciones y demás profundas emociones de la esencia y naturaleza humana.

Épica, lírica, drama, poesía, sátira, aventura, policiaca, de terror, romántica… En fin, la literatura es tan versátil como son versátiles nuestras fantasías y temores. Al mismo tiempo, es una expresión de nuestros valores, nuestras ideas, nuestros paisajes.

La literatura de un país es una ventana al contexto histórico real de la obra y de su autor, por lo que enriquecen tu cultura general y tu lenguaje; por supuesto, la literatura de la nación del día de San Patricio no podía ser la excepción.

Los escritores irlandeses han sido por demás prolíficos, tienen fama internacional y sus escritos son de los más leídos en todo el mundo. Aquí te presentamos cinco escritores irlandeses que te volverán más culto y con los cuales tu conversación del próximo sábado será mucho más interesante:

Jonathan Swift

Nació en Dublín en 1667, estudió en el Trinity College a pesar de que durante su infancia atravesó un periodo de gran pobreza. Se desempeñó como sacerdote, como político y por supuesto, destacó como uno de los escritores irlandeses más importantes de la escena literaria mundial

Cuando quieras destacar tus conocimientos sobre Jonathan Swift debes reseñar su obra de referencia obligada: Los viajes de Gulliver. Una sátira escrita en prosa cuyo nombre original se traduciría a “Viajes a varias naciones remotas del mundo, en cuatro partes. Por Lemuel Gulliver, primero cirujano, y luego capitán de varias naves” (Travels into Several Remote Nations of the World, in Four Parts. By Lemuel Gulliver, First a Surgeon, and then a Captain of Several Ships).

Además querrás contar la romántica historia de Cartas a Stella. Y la obra que lo llevó a ser reconocido como héroe de la patria en Irlanda: Una modesta propuesta; donde con su característica ironía, propone que las clases altas de Irlanda se permitan comer carne de niños pobres. Con esto queda clara la participación activa de Swift en los asuntos sociales de su país.

Bram Stoker

El misterio y el terror fueron su firma.

En 1897 se publica una obra que convirtió a los vampiros en el más grande temor y causante de sueños terroríficos de una gran cantidad de personas. Drácula es una novela que Bram Stoker escribió de manera epistolar (son cartas ficticias), y que lo consagró como uno de los escritores irlandeses más importantes del mundo.

Abraham Stoker, mejor conocido por el diminutivo ‘Bram’; nació el 8 de noviembre de 1847, siendo el tercero de una familia de siete hermanos. Contaba con la mala suerte de tener mala salud, pero con la fortuna de que la mayor riqueza de su sobria familia fueran los libros y la cultura.

Irónicamente se licenció en el Trinity College en matemáticas y ciencias, pero su interés siempre estuvo en la escritura, por lo que pronto se dedicó a ello.

Si quieres ser más culto, no solamente debes leer Drácula, sino que te vendría bien conocer obras más pequeñas y menos reconocidas como El invitado de Drácula, que sirve como preámbulo a la obra principal, y La copa de Cristal publicada en 1872.

Bram Stoker es de esos escritores irlandeses cuya influencia es palpable hasta el día de hoy. Ha inspirado, películas, relatos, cuentos, leyendas y por supuesto, muchísimas pesadillas.

Oscar Wilde

Epítome de la dramaturgia, la celebridad y la tragedia. Oscar Wilde no sólo es recordado por su prolífica obra, sino además por su vida, que se debatió siempre entre la extravagancia y la desdicha.

En tu conversación del sábado deberás mencionar que leíste (y hazlo de verdad) El príncipe feliz, un cuento de hadas con un final, si se quiere, desventurado; tal y como lo fueron los últimos días del, probablemente, más polémico de los escritores irlandeses.

Escandalizó a toda la sociedad victoriana por su sexualidad: a pesar de estar casado con una mujer, era insinuante y en gran medida sugería la homosexualidad como una expresión más del arte, que a final de cuentas debía ser amoral. Esto le valió la cárcel por el que era en ese entonces delito de sodomía y desencadenó una serie de represalias a muchos otros artistas homosexuales.

El fín de su vida llegó en París, bajo un nombre falso y lejos de quien fuera su verdadero amor. Su existencia es, en sí misma, una obra.

Estos escritores irlandeses te harán más culto mientras tocan las fibras más sensibles de tus emociones. Vale la pena que entres en contacto con sus obras, sus historias, y por supuesto, su país de origen, la hermosa Irlanda.



Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 4 =