Turismo en Irlanda: Las 3 ciudades más bonitas de la isla Esmeralda

Turismo en Irlanda: Las 3 ciudades más bonitas de la isla Esmeralda

Si estás pensando en pasarte unos días haciendo turismo en Irlanda, nada mejor que empezar por conocer tres de sus ciudades más bonitas: Dublín, Cork y Limerick. Un buen comienzo para adentrarse en la cultura y la historia de la verde República de Irlanda.

Dublín, capital cosmopolita de origen vikingo

Algo de inspirador tendrá Dublín para ser la cuna de prestigiosos escritores de talla mundial. Aquí nacieron Oscar Wilde, Bram Stroker o James Joyce. Además, su vida cultural ha propiciado una gran cantera de reconocidos artistas de todas las disciplinas, como el actor Collin Farrell o el mítico grupo U2.

Tal vez sea su clima, su historia o su arquitectura, lo que hace de Dublín un lugar propicio para la cultura, hasta el punto de que la Unesco la ha denominado Ciudad de la Literatura. Lo cierto es que aquí encontrarás ese ambiente en sus museos y en sus pubs, en sus calles y en sus monumentos.

Los lugares más destacado que puedes visitar en Dublín son los siguientes: castillo medieval, el Museo Nacional de Irlanda o las mazmorras Kilmainham donde se encerraba a hombres, mujeres y hasta niños condenados por pequeños hurtos. Visita obligada es el hogar de la cerveza Guinness. Pero lo que hace especial a Dublín es su ambiente, algo que puedes comprobar en su famoso barrio Temple Bar, con calles estrechas y adoquinadas. Es el corazón de la ciudad y donde podrás saborear toda su esencia.

Cork, una isla dentro de otra isla

Cork creció en la desembocadura del río Lee. Su centro histórico es, de hecho, una isla bordeada por dos brazos del río. Es la segunda ciudad más poblada del país y en su desarrollo fue extendiéndose, acompañando al Lee, hasta el lago Mahon en su camino hacia el mar.

La historia de la ciudad está llena de invasiones vikingas y de incendios que obligaron a reconstruirla varias veces. Además de su entorno natural, en Cork encontrarás el precioso castillo de Blackrock, del siglo XVI, o el misterioso castillo de Blarney, uno de los lugares emblemáticos de Irlanda. Dice la leyenda que si besas la piedra de Blarney jamás te quedarás sin palabras.

El parque Fitzgerald te ayudará a relajarte con su estanque de nenúfares, su pista de patinaje y un romántico jardín de esculturas. Aquí también tienes la mejor calle de compras de Irlanda, St. Patrick’s Street, una remozada vía del siglo XVIII donde encontrarás las tiendas más prestigiosas.

Limerick, paseos fluviales y cerveza artesana

La tercera ciudad del país, Limerick, te ofrece unos relajantes paseos en barca por el río Shannon. Igual que en toda Irlanda, aquí también podrás visitar construcciones medievales, como el normando castillo del Rey Juan, del siglo XIII, o la catedral de St. Mary. En las afueras encontrarás la pequeña localidad de Adare, uno de los pueblos más bonitos de Irlanda y un lugar perfecto para terminar nuestro recorrido.

Fuentes de referencia:

  • http://www.ireland.com/es-es/


Dejar una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 3 =